Reparar camara frigorifica Madrid
Reparar camara frigorifica Madrid
Reparación de neveras Madrid
Reparación de neveras Madrid

Cómo ahorrar con el frigorífico

Siguiendo una serie de recomendaciones básicas es posible ahorrar mucho dinero en las facturas de la electricidad. A continuación están los 15 consejos básicos para saber cómo ahorrar con el frigorífico.

1. El cierre de las puertas

Cuando abrimos la puerta del frigorífico se pierde frío, o dicho de otro modo, el calor del exterior se transfiere dentro del aparato. La mayoría de las neveras funcionan con un compresor que se activa cuando la temperatura supera cierto umbral máximo, y es cuando más energía consume el electrodoméstico. Por tanto limitando las veces que abrimos la puerta y también su duración, lograremos reducir el consumo eléctrico.

 

2. Las temperaturas elegidas

Como es de esperar, cuanto más frío queramos y por tanto menos temperatura, más energía consumirá el frigorífico para mantenerla. Los fabricantes recomiendan marcar valores en torno a los 5 grados centígrados para el frigorífico y en torno a los -18 grados centígrados para el congelador. Con estas temperaturas se logra mantener una buena refrigeración y congelación de los alimentos, respectivamente.

 

3. Su disposición en la cocina

El antagónico por excelencia del frigorífico es el calor, y esto incluye la cocina, el horno, radiadores y la luz solar. Es conveniente alejarlo de estas fuentes de calor para que pueda conservar su temperatura en una atmósfera más aislada.

 

4. Los alimentos que introducimos

Hay una norma que nos enseñan desde pequeños y es que no debemos introducir alimentos calientes en el frigorífico. Es mejor dejar que reposen al aire libre para que nivelen su temperatura con la del ambiente, y no malgastar el frío de la nevera para enfriarlos.

 

5. Al comprar, apostar por los símbolos +

La eficiencia energética de los frigoríficos se cataloga con ciertas etiquetas que los acompañan en la tienda. La clase ideal es la A+++ es la de eficiencia energética superior, puede ofrecer ahorros que superen la mitad de lo que gasta la nevera. Son ligeramente más caros a la hora de comprarlos, pero normalmente en un año de consumo ya compensan la diferencia de precio pagado por ellos. Esta es una baza sobre cómo ahorrar con la nevera.

 

6. Escoger el tamaño adecuado

A la hora de comprar un nuevo frigorífico también hay que valorar el tamaño que se necesitará en casa, dependiendo de los miembros de la familia. Un mayor tamaño implica un mayor consumo, por lo que hay que hacer esta elección de manera consecuente y no dejarse llevar por lo estético de la decisión.

 

7. Cuidado con la escarcha

El hielo es un excelente aislante térmico, y buena prueba de ello son los ríos y lagos que se congelan en invierno y permiten que la vida continúe en su seno al congelarse la superficie y aislar el agua del frío extremo de la atmósfera. Esto es aplicable también a tu frigorífico, pues la escarcha forma barreras para el flujo de aire frío, entorpeciendo el enfriamiento del habitáculo interior de la nevera. Es conveniente revisar cada mes si se ha formado escarcha.

Cómo ahorrar con la nevera

 

8. La goma de la puerta

La goma que rodea el extremo de la puerta no sólo sirve para que su cierre sea más amortiguado, si no que cumple una función aún más importante: aumentar el aislamiento del exterior respecto al del interior de la nevera. De esta manera ayuda a conservar la temperatura. Es importante mantener un buen estado de esta goma y acudir al servicio técnico de frigoríficos si se estropea, pues incidirá cada mes en la factura de la luz. Revisa periódicamente que la puerta se cierra adecuadamente.

 

9. La colocación de los alimentos

Es recomendable evitar que los alimentos toquen la pared trasera del frigorífico, pues el aire frío que se introduce en el habitáculo suele pasar por esta parte, e impediría su correcto flujo y distribución homogénea. Esto provocaría que distintas partes de la nevera tengan diferentes temperaturas, siendo menores o mayores a las recomendables.

 

10. Alejarlo de la pared

Es conveniente dejar unos pocos centímetros aunque sea entre el frigorífico y la pared, pues necesita refrigerar su motor y tuberías, y coge el aire del exterior para esa función.

 

11. La limpieza exterior

Al hilo del punto anterior, es conveniente tener la rejilla trasera del frigorífico limpia y sin polvo, para favorecer la circulación de aire para la refrigeración.

 

12. El mantenimiento

Una de las principales causas de consumo añadido de electricidad es un pobre funcionamiento del frigorífico, en concreto del compresor. Esto puede deberse a múltiples causas, como falta de gas o fugas. Un compresor funcionando pobremente nos obligará a aumentar la potencia de la nevera para compensarlo, con el consiguiente aumento de consumo eléctrico. Es uno clave en los consejos sobre cómo ahorrar con el frigorífico.

 

13. En caso de vacaciones

Si no va a haber nadie en casa durante un largo tiempo, es conveniente dejar vacío, limpio y desconectado el frigorífico. De otro modo supondría un gasto inútil añadido.

 

14. La cantidad de alimento

Un frigorífico sobrecargado no permite su correcta refrigeración por obstaculizar la circulación del aire por su interior. Es conveniente deshacerse de los elementos que consideremos sobrantes y revisar periódicamente la caducidad de los alimentos.

 

15. Evitar el vacío

Al igual que es contraproducente sobrecargar el frigorífico, también lo es dejarlo vacío. Los líquidos conservan mejor la temperatura que el aire, por lo que si está especialmente vacía la nevera, es conveniente utilizar algunas botellas y recipientes para rellenar un poco la nevera. Esto es debido a una propiedad física de las sustancias denominado calor específico.

 

Puede consultarnos el arreglo de frigoríficos llamando al 916125277. Si necesita otro tipo de reparaciones, puede encontrarnos en técnico de lavadoras en Madrid.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Todas las imágenes y textos publicados en este sitio web están bajo la protección de las leyes de copyright, siendo propiedad de sus titulares y quedando prohibida su reproducción total o parcial.